Translate

lunes, 7 de abril de 2014

Mousse de Fresas y Mascarpone

La primavera va avanzando y aquí en Edimburgo apenas se ha notado. Espero deseosa que el sol comience a calentar un poquito para salir a dar un paseo y disfrutar de los parajes tan hermosos que hay en este país. Las temperaturas no acaban de subir pero el ambiente está cambiando, ya comienza a haber más vida en la ciudad y comienzan a florecer los árboles. 
Quería hacer un postre muy suave y especial, de esos que merece la pena reservar para tus días libres, momentos para tí o para compartir. Este mousse es muy suave al paladar y toda una tentación para aquellos que adoren las fresas como yo y además, la textura y suavidad que le proporciona el mascarpone es maravillosa. Pasemos a la receta!

Mousse de Fresas y Mascarpone


Ingredientes:
- 300 gramos de fresas frescas
- 200 gramos de queso mascarpone
- 150 gramos de azúcar
- 2 claras
- 1 chorrito de leche
- 3 hojas de gelatina o 5 gramos de gelatina en polvo

Preparación:  En primer lugar disponemos los ingredientes.


Lavamos y cortamos las fresas para así poder triturarlas mejor. Montamos las claras y reservamos. Hidratamos las hojas de gelatina en un cuenco con un poco de agua para que se ablanden.


Vertemos el queso mascarpone en un bol y le agregamos le puré. Batimos hasta que estén bien integrados los ingredientes.


Disolvemos las hojas de gelatina o la gelatina en polvo en la leche caliente y se la agregamos a la mezcla de fresas y queso.

 
 Añadimos las claras a punto de nieve y la vamos integrando con movimientos envolventes.


Trituré algunas fresas de más y le añadí unas cucharadas de azúcar para hacer un puré que le diera buen contraste al mousse. Vertemos al fondo del recipiente. Añadimos el contenido resultante...3 horas de nevera mínimo...


Y éste es el resultado. Espero que os guste ^^ Es muy suave al paladar y de azúcar tiene lo justo y un gran sabor a fresa natural ñammm Es ideal para hacerlo ahora que siguen de temporada. No perdáis la oportunidad!!


La primavera ha llegado a Edimburgo aunque no se note tanto como en España, ya que las temperaturas aquí no suben todavía. Sí que se puede atisbar paisajes floridos y en la ciudad comienza a haber más movimiento, más vida. Se vuelven a escuchar las gaviotas, que regresan tras el invierno. Sí, como lo habéis leído, es muy común que las gaviotas estén por las calles como los gorriones en nuestro país. El mar está a 15 minutos en bus y vienen hacia el interior en busca de comida. Aquí podéis ver las vistas del castillo en este mes de abril, en pleno centro urbano.


El otro día tuvimos una compañera mientras paseábamos por los jardines de Princess Street, junto al castillo. Una ardillla se vino hacia nosotros a ver si le ofrecíamos algo y posó para la foto. Es increíble lo acostumbradas que están a la gente. Ya os iré mostrando más postales primaverales de la ciudad ^^

Espero que disfrutéis de la receta! Un abrazo y vuelvo pronto con nuevas recetitas!

jueves, 27 de marzo de 2014

Bizcocho clásico con Almendras

Muy buenas tardes a todos. Un buen catarro primaveral y dos días libres me han dejado un poco de hueco para poder retomar el recetario de Fresas con Chocolate. Vuelvo en esta primavera con una receta que me recuerda a un pastel de obrador, al aroma del melocotón, de las almendras...Al estar en el extranjero y mirar las cosas desde otra perspectiva, me recreo muchas veces en recuerdos y el otro día estaba acordándome de ese bizcocho que mi madre compraba en una panadería de mi pueblo. De ésas que llevan más de cien años activas y que al entrar te embriagaba (y te embriaga) el aroma del pan y los dulces recién hechos. Por casualidades de la vida he dado con una receta que me ha evocado a ese pastel cuya suavidad y esponjosidad te envuelven y el aroma a melocotón de la mermelada te deleita el paladar junto con el toque crujiente de las almendras. No os decepcionará sin duda. Es una receta sencilla, no requiere de mucha técnica pero sí de mucho amor por la repostería, Me acompañáis?

Bizcocho clásico con Almendras


Ingredientes:
- 300 grs. de harina
- 1 bolsita de levadura quimica (15 grs.)
- 1 cdta. de esencia de vainilla
- 4 huevos
- 200 grs. de azúcar
- 100 ml. de leche
- 130 ml. de aceite de girasol
- Mermelada de melocotón o albaricoque al gusto
- Almendras laminadas para decorar

Preparación:
En primer lugar disponemos los ingredientes.


Comenxzamos batiendo los huevos con el azúcar hasta que espumee y tome cuerpo. Añadimos la cdta. de vainilla.


A continuación agregamos poco a poco el aceite, sin dejar de batir.


Repetimos la misma operación con la leche.


Tamizamos la harina junto con la levadura y las vamos agregando poco a poco. Nada de añadir de golpe!


Batimos bien hasta que quede un aspecto cremoso como el de la fotografía. Vertemos el contenido en un molde previamente engrasado o con papel sulfurizado.


Horneamos a 180º entre 35-45 minutos, hasta que el palillo salga limpio. El pastel dejará un aroma que os embriagará! mmmmm.


Dejamos enfriar sobre una rejilla, desmoldamos y, una vez frío, con la ayuda de una espátula, untamos un poco de mermelada en la superficie a la que luego agregaremos las almendras laminadas. Si tenéis mermelada de sobra, podéis cortar el bizcocho y rellenarlo, así estará más rico! ^^


Espero que os haya gustado la receta y que os animéis a hacerla. Es un clásico que os servirá para acompañar muchos de vuestros desayunos y meriendas. Apto para todos los públicos!
Vuelvo pronto con más recetas! ^^


miércoles, 12 de marzo de 2014

Tarta esponjosa a la nutella

Muy buenos días a todos. Aprovecho un respiro en el trabajo para publicar una auténtica delicia de origen italiano. Es un pastel muy suave, de esos esponjosos y mi novio opina que su textura y sabor es muy parecida a los famosos Mostachones de Utrera (Sevilla). 
Hace unos años recuerdo que en un supermercado se celebraba la semana internacional y ví una tarta parecida en la sección de Italia y la compré para dar una sorpresa de cumpleaños. Estaba deliciosa! Hace unos días encontré una receta que me recordaba a esa que compré y no hay duda de que era la misma! Podéis usar la crema de cacao que más os guste. En mi caso utilicé Nutella porque aqui en el extranjero es de las más comunes y porque ya conocía bien su sabor en nuestro país. Y porque no puedo resistirme...para qué mentir jeje.
Os invito a que le déis una ojeada y si tenéis tiempo la hagáis. Os va a encantar! Espero vuestros resultados! ^^

Tarta esponjosa a la nutella


Ingredientes:
- 300 gramos de harina de trigo
 - Una bolsita de levadura química (15 gramos)
- 3 huevos
- 1 cucharadita de extracto de vainilla 
- 200 gramos de azúcar
- 130 ml. de leche
- 100 ml. de aceite de girasol

- Crema de cacao tipo Nutella

Preparación:
En primer lugar disponemos los ingredientes.


En un bol añadimos el azúcar, los huevos y el extracto de vainilla.


Batimos a mano o con varillas. Os recomiendo las varillas para que os salga más uniforme y nos espumee más. Prácticamente queda montado. Batimos unos 5 minutos.


A continuación, vamos agregando el aceite poco a poco hasta que se vaya integrando a la masa.


 Hacemos lo mismo con la leche. Siempre sin dejar de batir


 Por último, le agregamos la harina con la levadura, previamente tamizadas. Nunca de un solo golpe, progresivamente.


 EL resultado es esta masa con textura muy espesa y brillante. Precalentamos el horno a 180 grados.


 Vertemos en un molde de 22 cm. previamente engrasado. 


Vertemos en un bol la crema de cacao que deseemos al gusto. En mi caso utilicé unos 150 gramos. Le damos un toque e microondas para poder trabajar mejor la crema. Con unos segundos es suficiente. ¡no se os vaya a quemar!


Esparcimos con la ayuda de una cuchara por toda la superficie. mmm No os vayáis a comer parte de lo que tenéis reservado para el pastel. Hay que evitar la tentación ^^ Horneamos a 180 grados entre 35-45 minutos. (El aroma en vuestra cocina atraerá a vuestros vecinos, jeje) 
En cuanto el palillo salga limpio retiramos y dejamos enfriar. Desmoldamos y listo para degustar. Es una completa delicia!


Espero que os haya gustado esta receta apta para los más golosos y los amantes de estas cremas de cacao que a algunos nos tiene encantados. Ya sabéis que no se debe abusar pero este capricho no podéis negároslo. Un abrazo y vuelvo pronto con más recetitas!





martes, 25 de febrero de 2014

Rosquillas Sicilianas de Limón

Muy buenas tardes a todos! Vuelvo con una receta de esas tradicionales y a la vez especiales al ser típicas de otra cultura como en este caso es la italiana. Sicilia posee grandes y maravillosas recetas y cuando ví la de estas rosquillas por casualidad no puede evitar la tentación de hornearlas.
La receta original va al horno acompañada de un glaseado con toque de limón. Si os gusta el limón en los postres os va a encantar! Pasemos a la receta!

Rosquillas Sicilianas de Limón


Ingredientes:
- 300 gramos de harina de trigo
- 100 gramos de azúcar
- 1 cucharadita de bicarbonato sódico
- 1 huevo
- 100 ml. de leche entera o semidesnatada
- 1 cucharadita de levadura en polvo
- 1 limón
- 75 gramos de mantequilla
- 1 pizca de sal

Para el icing:
- 3 cucharadas de azúcar glass
- 1 cucharada de zumo de limón
- 1 cucharada de agua


Preparación:

En primer lugar disponemos los ingredientes. Lo primero será rallar y exprimir el limón. 
Vamos agregando en un bol la harina, la levadura, el azúcar, la ralladura de limón, el bicarbonato y la pizca de sal.

A continuación agregamos la leche, el huevo y el zumo de limón 


Por último añadimos la mantequilla en dados a punto pomada y vamos mezclando hasta obtener una masa homogénea. Resultará algo pegajosa. 


Enharinamos bien la superficie de trabajo y vamos estirando la masa con ayuda de un rodillo. Si véis que resulta un poco difícil de trabajar añadidle un poco más de harina siempre que la masa la admita, no vaya a ser que se endurezca.


Cortamos finas tiras de 1 cm. de grosor aproximadamente y hacemos espirales con ellas formando de este modo estas rosquillas tan apetecibles.



Precalentamos el horno y horneamos unos 15-20 minutos a 180 grados. Retiramos cuando obtengamos el dorado deseado. ^^


Mientras se hornean las galletas podemos preparar el glaseado mezclando en un cuenco 3 cucharadas de azúcar glass, 1 de agua y 1 de zumo de limón. Batimos hasta que nos salga la consistencia espesa y homogénea. Decoramos nuestras rosquillas en la rejilla al sacar del horno. Qué delicia!!!


Una vez que se endurezca el glaseado ya están listas para ser devoradas jeje. A mi madre le encantaron estas pastas. Son deliciosas, no dudéis en probarlas!


Vuelvo pronto con más recetitas! Un abrazo a todos!!!